miércoles, 2 de mayo de 2012

LO IMPREVISIBLE DEL JAMÓN

Ya su despertar con legañas aferradas a los sueños y ese primer rugido de tabaco y ron lanzado al techo con rabia me indicaron que nada bueno estaba por ocurrir. Le vi desperezarse y mirar el móvil, suspirar con las manos en la sien. Luego los actos mas cotidianos, la ropa, los dientes, el cigarro y el café, todo envuelto en esa nube de rugido de león cansado. Y una hora espectral. De once y veinte a doce de la mañana. Cuarenta minutos de batalla silenciosa, mirando el horizonte, las olas y las nubes pasando una tras otra en secuencia misteriosa cambiante de significados. Qué le habrá ocurrido en ese tiempo?. Qué demonios hizo que agarrara el móvil y se fuera a la terraza para hablar a escondidas?, de qué?, de quién?, de mí? . Y esa charla, menuda charla!, qué matices, cuánta fuerza en juego!. En eso le envidio, la verdad, cómo lleva las olas y las nubes tan adentro y esa misma sensación de puntos suspensivos... Bajó a la calle y regresó con un queso de cabra robado del Spar. Puso música y abrió una botella de vino y le sujeté algunos panecillos como leños de madera mientras él cortaba jamón y he de reconocer que en ese momento pensé que todo iba a solucionarse, que todo volvería a su cauce y que ese cauce era una calma sin olas, como un amor perdido. Me equivoqué, una vez más: se cortó un dedo con la mente de viaje ya tan lejos de nuestra isla. Y me miró con rabia, con el cuchillo, con la sangre, temí lo peor. Y se echó a reír, el muy cabrón. Y sacó una foto, y se puso a dibujar. Se lo pueden creer?. Vivir con ese tío me tiene desquiciado.



EDUARDO DELGADO MONTELONGO nació en Santacruz de Tenerife el 13/1/1981. Acaba de publicar su libro CUADERNO AFORTUNADO, verdadera libreta de viaje por la ficción de las islas Canarias. Este escritor conoce bien a Rato P y habla desde él. Este hombre vale "queso", y que no se le olvide a nadie.

8 comentarios:

  1. Anónimo7:28 p. m.

    Por un instante creí que el cuchillo o la plumilla me acertaba el corazón, y fué cierto, hablaste por un misterio de trapo. Y te agradesco que ahora sea tuyo. Sigamos contando esa historia de la vida que está aqui,al encuentro, y siempre por llegar. Gracias Edu.
    VALDI GARCIA

    ResponderEliminar
  2. Yoconozcoaesepalomo, conozco ese desespero como si lo hubiera vivido, no una, mil veces, no con queso de cabra, con port salut de los chinos de enfrente, con brie de Dinamarca, con mardelplata de Mar del Playa. Pero llego tarde una vez más al estado. Solidaridat.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:32 p. m.

    Yocoscoalpalomar,no del todo pero también a quien quiero, y no por solidario. Gracias igual.
    Rato P

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10:03 p. m.

    Yoconozcoesterroyodelpalomaryalpalomoypalomamayorsoysunpetardodekiloymedio.loqueteneisquehacerfamiliapalomoesjuntarosyllorarjuntos.lapalomaporsupartetodoeldiapiandoyelpalomoindecisocomosiempreestoesinaguantablelosientomuchoquetengaqueleersiemprevuestrascosasynoseaiscapacesdehablarloensolitarionoteniendoqueleerlotodoelvencindarioquemuchasvecessiquelohaceisperolapalomamayornecesitaprotagonismocomosiempreyporsiacasotirarpacasaverdadD.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo8:11 a. m.

    La paletilla puede hablar por el Jamón pero no es lo mismo:el cuchillo resbala de otra manera. Usted sabrá que otras palomas se pintan las plumas de Gabiota para picotear el verano. Mala racha si no es ansí?. En Madriz hay vecindarios como palomares que petardean en vanales consejos. También, muchas gracias. Uy, que bueno que está ese queso....
    Rato P

    ResponderEliminar
  6. Anónimo12:10 p. m.

    Demasiadas trampas ofrece el AMOR para caer siempre en la misma no ? Vecidarios que merecen la pena tenerlos Rato P. Recuerda.....................

    ResponderEliminar
  7. Anónimo6:53 p. m.

    En "todas", que no es la "misma".En la primera intuyo un exceso de vanidad,en la segunda la falta de certeza para repetirse. Pero convengamos que la frase es de otro, y a lo mejor no la entiendo del todo. Ahora, si es por recordar, ese vecindario me recuerda que hay una BALDA ocupada en su biblioteca con un personaje rojo de amor y pelos de loca. Y con merecida pena o sin ella, no olvidaré jamás.Pierda cuidado. Valdi, el Cabrales ese huele de puta madre!!!
    Rato P

    ResponderEliminar
  8. Una maravilla ese texto, el estado que retrata Eduardo es tremendo, pensé que lo habías escrito vos Valdi, pero ahora que me decís, felicitaciones al escritor. Es un estado muy conocido por mí, sobretodo cuando tengo que dejar un lugar. Salud!

    ResponderEliminar