martes, 29 de noviembre de 2011

INFLEXIONES SOBRE LA CRISIS DE LAS GOMINOLAS







Se imaginó una playa lejana donde los placeres quemaban eternamente con el sol. Siguió los pasos del Minotauro hasta abrirle su laberinto, donde se perdió. -mátalo y vuelve a mi- le dijo Ariadna a Teseo. Rato P presiente que si ninguno regresa, habrá que quedarse con lo que hay?. Meamos un hilo dorado casi interminable y nos fuimos a dormir.

3 comentarios:

  1. Anónimo7:50 p. m.

    Se imaginan una exposicion en un lugar del Mundo, sola , triste y sin dueño, Se pude abandonar a tus criaturas pensadas y trazadas con el corazon y dejarlas solas al delirio del gentio? Que dolor, parir para abandonarlas. que soy? que dejo de ser?

    HERNAN Y CIAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7:54 p. m.

    Ah, las gominolas de azucar me
    vuelven loca!!!!!! Las otras, como guarnicion a la carne tambiem.

    Disfruta muchacho que el tiempo pasa muy deprisa y el pelo crece.


    Soy yo, GUISI.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8:43 p. m.

    El tango igual que la Mitología, no está pensado solamente para uno, sino, desde uno por los demás. A menos que por omisión, confundamos el negro con el blanco dejemos pasar con idiotas compromisos lo profundo de la vida. Eso que está por descubrirse con alguien más. La carne y el azucar mientras te pinchas sin neurosis, tampoco se llevan mal. Valdi

    ResponderEliminar